.

lunes, 28 de abril de 2014

ASESINO 114: Renee Poole y su amante; historia de "La Danza de la Muerte"

NOMBRES: Renee Poole y John Boyd Frazier Jr

PAÍS: Estados Unidos

FECHAS DE NACIMIENTO: Desconocidas

FECHAS DE FALLECIMIENTO: Actualmente vivos

APODOS: La Bailarina de la muerte; La Danza de la Muerte

NÚMERO DE VÍCTIMAS: 1

CARGOS JUDICIALES: Delitos de asesinato en primer grado y conspiración

CONDENA: Cadena perpetua para la primera y 30 años de cárcel para el segundo


Como podéis comprobar en nuestra historia de hoy, no siempre se cumple el dicho de "la cara es el espejo del alma", al menos en el caso de la guapa Renee Poole, desde luego que no fue así...

Antes de comenzar, comentamos que tal y como prometimos, no solo hablaríamos en la web de asesinos en serie, si no incluso como en el caso de hoy, de asesinos o asesinas que su saldo de víctimas es 1.

Comenzamos con esta interesante historia, de una mujer que quiso deshacerse de su marido, para quedarse con todo su dinero, y vivir la vida con su amante, como si nada hubiese pasado, bueno, algo realmente increíble que pueda suceder tratándose de seres humanos...

El amante asesino

La víctima
De las historias personales de cada uno de ellos, no se conoce nada, solo que Brent Poole (marido de Renee) llevaba una vida muy buena junto a su mujer, con la cual tuvo a un hijo, y bueno, como pasa con cualquier otra pareja que se precie, tenían problemas sobre todo relacionados con la economía, el sueldo de Brent se quedaba corto casi todos los meses, por lo que Renee tuvo la idea de trabajar como bailarina en una sala de striptease, y Brent aceptó con pena, pero aceptó para tener más recursos económicos en el seno familiar.

Fue precisamente allí, en el local nocturno, donde nuestra protagonista de hoy conoció al que posteriormente sería su amante, un hombre joven llamado John Boyd Frazier Jr, un cliente habitual de la prostitución en locales, aunque sin conocido pasado delictivo.

Tenemos pues, los ingredientes perfectos para que la historia acabase en tragedia, es lo que se suele denominar como "triángulo amoroso".



Renee y Frazier habían planeado todo meticulosamente, para acabar con el estorbo que le suponía a ella la relación con su marido, donde ya no existía la pasión ni la fogosidad de los primeros años, y para ello urdieron un plan de lo más macabro, que consistía en que él se haría pasar por un tipo que le quería robar al marido de Renee en plena playa a las tantas de la madrugada, y ella asustada y totalmente consternada, avisaría a la policía para explicar que a su marido le habían disparado y robado, mientras mantenían una conversación agradable con la brisa del mar.

Y si, así fue como lo hicieron, la madrugada del 9 de junio del año 1998, en la preciosa playa sita en Carolina del Sur (Estados Unidos) y de nombre Myrtle Beach.

Ambos salieron del hotel en el cual estaban hospedados pasando unas supuestas vacaciones idílicas que ella le había prometido a su marido Brent, y se pusieron a pasear por la playa sobre las 2 de la madrugada más o menos. Un hombre (Frazier) se acercó en ese momento a la "enamorada" pareja, y descerrajó dos certeros disparos en la cabeza del marido de Renee, el cual murió en el acto.

Ella supuestamente aturdida y fuera de sí, corrió a llamar a las patrullas policiales que patrullaban en aquellos momentos por la zona de la playa mentada, y entre lágrimas y ataques de ansiedad varios, dijo haber visto a un hombre que se acercó a ellos dos, y que había disparado a su marido, llevándose varias pertenencias del mismo.

El policía de turno, como no podía ser de otro modo, consoló a aquella guapa y joven esposa, consternada por el asesinato de su marido a pie de playa...

Renee Poole en la actualidad
La policía comenzó sus investigaciones para dar caza a aquel peligroso asesino que andaba suelto, y que nada más y nada menos, tenía como supuesto móvil de sus crímenes, el amor por lo ajeno, es decir, una combinación perfecta y totalmente destructiva, para cualquier localidad costera que se precie, en época de verano.

En un principio la policía se tragó la versión de los hechos contada por la propia Renee, pero habían piezas que no encajaban en el puzzle.

Tras un exhaustivo repaso a todas las pruebas, los investigadores decidieron interrogar a la supuesta esposa destrozada por la muerte de su marido, es decir, nuestra protagonista de hoy en la web.

Antes de contaros como acabó la historia, os comentamos un video donde ella ante los medios de comunicación días antes de ser detenida, se mostraba hundida por el asesinato de su marido, y con una sangre fría digna de un ser malvado hasta las trancas, le decía al reportero de turno, estar totalmente hundida y con ganas de quitarse la vida, por el deceso de su marido Brent. 

Dicho video hemos intentado localizarlo por la red, pero no lo hemos encontrado, por lo que tendréis que ver el excelente programa de televisión "Crímenes Imperfectos" que ahí lo tenéis.

Renee en el momento de ser detenida
Frazier en el momento de ser detenido
Renee Poole fue detenida como sospechosa de haber planeado el asesinato de su marido Brent, y a pesar de que le costó confesar, finalmente se rindió y acabó confesando el crimen, pero dijo que fue en realidad John Boyd Frazier Jr el que lo había planeado todo y que la había amenazado con acabar con su vida, si no le seguía el juego, algo que posteriormente en el juicio se demostró que era mentira, ya que la verdadera conspiradora del crimen había sido ella misma, y él había sido el ejecutor del asesinato, en un intento de afianzar de este modo la pareja amorosa que ambos formaban, a las espaldas de Brent.


Renee y Frazier se enfrentaron al proceso del juicio, estando la primera convencida que iba a resultar absuelta de los cargos de asesinato en primer grado y conspiración, o que al menos si era declarada culpable, tendría una pena muy inferior a la de la cadena perpetua. El segundo fue al juicio con una sonrisa en la boca, como si la cosa no fuera con él...

Ambos fueron condenados como autores de un delito de asesinato en primer grado, y por un delito de conspiración para asesinar, la primera a cadena perpetua sin opción a revisión, es decir, toda la vida en la cárcel, y el segundo condenado a una pena algo inferior, exactamente a 30 años de cárcel.

Cabe destacar como anécdota del juicio, aparte del ataque de ansiedad que sufrió nuestra protagonista femenina de hoy en la web cuando le leyeron la sentencia, que los abogados de ella pidieron que el juicio debía anularse completamente, ya que decían que uno de los miembros del jurado popular que la juzgó a ella y a Frazier, estaba bajo los efectos del síndrome de abstinencia por nicotina, al haber estado sin fumar durante un prolongado periodo de tiempo. Alegaban pues que cuando tuvo que emitir su veredicto, no estaba en plenas facultades mentales, para analizar correctamente las pruebas presentadas contra su clienta.

El juez evidentemente, desestimó el recurso y Renee Kimberly Poole fue enviada a prisión de por vida.

Un caso realmente estremecedor, y que seguro que en algún momento, muchas parejas repartidas por todos los rincones del planeta, habrán pensado en ello...

En fin, esperemos que estas dos cucarachas inmundas se pudran de por vida en la cárcel.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario