.

viernes, 22 de noviembre de 2013

ASESINO 84: Ronald DeFeo; biografía del asesino de la casa de los horrores de "Amityville"

NOMBRE: Ronald Joseph DeFeo, Jr.

PAÍS: Estados Unidos

FECHA DE NACIMIENTO: 26 de septiembre de 1951

FECHA DE FALLECIMIENTO: Actualmente vivo

APODOS: El Asesino de Amityville; Butch; El Asesino de las Voces

NÚMERO DE VÍCTIMAS: 6 (toda su familia)

CARGOS JUDICIALES: 6 delitos de asesinato en primer grado

CONDENA: 6 condenas de 25 años de cárcel


Hoy traemos una historia que seguro que casi tod@s vosotros habréis oído hablar alguna vez, ya que la misma fue llevada al cine en la película The Amityville Horror del año 1979, y en 2005 mediante un remake.

Pero hoy no os vamos a hablar de cine, si no de un asesino de tomo y lomo real como la vida misma. Esta historia la incluimos en nuestra sección de "Asesinos Deluxe".
Comenzamos...
Todo se remonta al año 1974, en el número 112 de Ocean Avenue, sita dicha avenida en la localidad de Amityville, muy cerca de la ciudad de Nueva York.

En ese número está todavía a día de hoy, la siguiente famosa casa...


Bien, la casa podría denominarse como una casa normal de la zona de Long Island, si no fuera porque allí dentro se produjo uno de los crímenes más atroces de la historia de la humanidad, que tuvo como protagonista principal a nuestro asesino de hoy en la web.

Debajo de esa casa y muchos años atrás, los indios nativos shinnecocks, abandonaron a su suerte a enfermos, personas con problemas de salud mental y a personas que agonizaban, por motivos varios. Una vez fallecían tras dejarlos sin comida ni bebida, los enterraban allí mismo, algo que en aquella época era una costumbre, mal costumbre, pero al fin y al cabo una costumbre, y valga la redundancia (costumbre, costumbre, costumbre...).

Años después e incluso siglos después, un brujo compró el terreno y construyó la casa, y en el interior de la misma comenzó a practicar rituales de brujería varios, los cuales al parecer, despertaron a los muertos que estaban allí debajo enterrados, desde hacía cientos de años.

Hay quien dice que este hombre que se llamaba John Catchum, incluso practicaba rituales satánicos con sacrificios de animales del lugar, y también con el asesinato atroz de varios niños, que los mismos eran utilizados en dichos actos satánicos.
Cuando este "buen" hombre falleció, fue enterrado también, debajo de la casa, muy cerca del sótano de la misma.

Con este panorama, y para aquel que crea en los espíritus, la cosa no pintaba nada bien, para la familia osada que quisiera vivir en aquella casa, con aspecto de mansión.


En los últimos 100 años, la casa ha sido propiedad de numerosas familias. Hasta que la familia Riley vendió la casa a la familia DeFeo, nada raro había ocurrido en el interior de la misma, y la pequeña mansión era igual que cualquier otra casa de Amityville...

Tras esta breve aunque contundente explicación sobre la historia de "la casa de los horrores", comenzamos a redactar lo que allí dentro sucedió, cuando la familia DeFeo ya estaba completamente instalada y amoldada en la localidad de Amityville, y dentro de la susodicha casa...

Todo parecía normal en la familia, hasta que el padre comenzó a experimentar unos extraños cambios de humor, y altibajos constantes, que le hacía ser muy duro y estricto con sus hijos, uno de ellos nuestro protagonista de hoy en la web, Ronald Joseph DeFeo.

La relación de Ronald con su padre, era pues muy mala, dados los continuos enfrentamientos de ambos, y sobre todo esos episodios se recrudecían cuando el padre trataba mal a su madre, ahí Ronald incluso se ponía muy violento con su progenitor.

Ronald fue creciendo y su carácter cada vez era peor, mostrando muchísima agresividad, ya incluso con su madre, a la cual siempre había respetado. Este carácter le hizo apartarse del mundo social, y no se le conocieron amistades.


Sus padres decidieron equivocadamente, darle dinero y numerosos regalos, para de este modo hacer que su comportamiento fuera más normal y adecuado para un joven de su edad. Sin embargo, el hecho de llevar mucho dinero en el bolsillo, provocó que Ronald se introdujera en el peligrosísimo mundo de las drogas, que a su misma vez en algunos casos, es la antesala del psicokiller en potencia.

Viendo que la situación no mejoraba con estos regalos, decidieron llevarlo a varios médicos psiquiatras, pero el comportamiento del joven, lejos de cambiar, empeoraba, llegando incluso a amenazar de muerte a los propios médicos, en esas sesiones de terapia de salud mental.

El tiempo fue pasando y Ronald se convirtió en un matón de barrio, llegando a liderar incluso, a una banda callejera peligrosa, que cometía delitos por doquier. Durante una fiesta que se hizo en Amityville, Ronald apuntó a la cabeza de uno de los allí presentes, con un rifle, y luego dijo que todo era una broma. Este fue el primer contacto de él, con las armas de fuego, algo que por otra parte incluso en los tiempos que corren, es algo habitual en los Estados Unidos de América.


La primera gran amenaza de Ronald a su familia, tuvo lugar en una fría noche del año 1973, cuando sus padres tuvieron una discusión muy fuerte, y él perdió los papeles, se presentó en la cocina, y apuntó a su padre con una escopeta.

El padre se quedó atónito ante la escena, pero pensando que Ronald no iba a disparar... se equivocó, ya que Ronald apretó el gatillo, pero la escopeta se encasquilló y las cosas no pasaron a mayores. Tras el suceso, Ronald le dijo a su padre, que iba a pagar todos los malos tratos a los cuales había sometido a su madre.

Paralelamente a todo esto contado, Ronald se había instalado en el sótano de la casa, y comenzó a realizar actos y rituales satánicos, algo que por supuesto era extraño, ya que en realidad estaba emulando a aquel brujo del cual hablamos antes, y el cual estaba enterrado a escasos metros de donde Ronald hacía dichas prácticas satánicas. Casualidad? quién sabe...

Tras cometer un delito de robo contra su propio abuelo, el cual equivocadamente no denunció, Ronald llegaría a convertirse, en una de las personalidades de la historia de la crónica negra mundial, más conocidas...


La madrugada del 13 de noviembre de 1974, Ronald ejecutó su plan más macabro, todo ello apoyado según él, en unas voces que oía en el sótano y que le decían textualmente "mátalos", haciendo referencia a asesinar a toda su familia.

Lo cierto es, que Ronald no conocía la historia del entierro de aquellas personas siglos atrás, y tampoco conocía la historia del brujo. Aunque ahora no vamos a hablar de la posibilidad de que fuese cierto que aquella casa estaba plagada de espíritus, que daban las órdenes a Ronald para matar, pero si que luego al final del artículo, haremos una pequeña referencia al asunto...

Retomando el tema sobre su plan de asesinar a toda su familia aquel día 13 de noviembre de 1974, contamos que Ronald echó varias drogas en la cena que después consumió toda su familia, con la intención de que todos quedaran profundamente dormidos, para asesinarlos a quemarropa.

Él se acostó en su cama, pero sin dormirse, y esperó a las 3 y cuarto de la madrugada, para levantarse y proceder a ejecutar su atroz plan.

Ronald cogió uno de los rifles de caza que tenía en su habitación, y procedió a poner rumbo hacia las habitaciones de sus familiares, los cuales dormían plácidamente y profundamente, dadas las altas dosis de drogas que llevaban en su organismo...

Ronald entró en primer lugar en la habitación de matrimonio de sus padres, y les disparó a bocajarro sendos disparos en la cabeza, que como es obvio acabó con sus vidas instantáneamente. Con el que más se ensañó, fue con su padre, al cual literalmente le abrió el cráneo.

Seguidamente se dirigió a las habitaciones de sus hermanos, para seguir con su plan de aniquilarlos a todos, mientras seguía escuchando las supuestas voces que le decían con más fuerza que nunca "mátalos, mátalos a todos".

La pequeña de la familia y hermana de nuestro protagonista de hoy, Allison, despertó, ya que fue la única que no consumió el primer plato de la cena, y por lo tanto no fue drogada. Ella comprobó el horror que su hermano estaba provocando en su familia, y tras asesinar a sus hermanos, Ronald agarró con fuerza a Allison la cual estaba pidiendo auxilio a gritos, y se la llevó a su habitación, a la cual también descerrajó a bocajarro varios certeros disparos, que acabaron con su vida.

El plan ya estaba ejecutado en su totalidad, y el reguero de sangre y horror, se expandía por toda la mansión del 112 de Ocean Avenue...





Las horas posteriores al terrible múltiple asesinato, Ronald intentó por todos los medios no ser descubierto, haciendo una vida de lo más normal, precisamente esa vida que nunca había hecho hasta llegar ese momento.

Sin embargo un amigo de la familia que cada mañana acercaba la prensa a la casa de los DeFeo, se extrañó al ver los coches de la familia en el lugar, y que nadie le abría la puerta. Se encontró con Ronald, y este en un intento por desviar la atención, le mostró su preocupación a Bobby (el chico de los periódicos), ya que le dijo que él tampoco había podido entrar en la casa, ya que se había dejado las llaves en el interior.

Con total sangre fría, demostrando pues que sus facultades mentales no estaban tan dañadas como él quería hacer creer, abrió la puerta a patadas junto a Bobby, y al entrar en la casa hizo el mayor papel de actor de su vida, mostrando su consternación y horror al ver los cadáveres en avanzado estado de descomposición, de toda su familia.

Fue otro vecino quien finalmente llamó a la policía, y los mismos se personaron en el lugar, y quedaron horrorizados ante la magnitud del suceso ocurrido dentro de "la casa de los horrores".

La familia DeFeo fue enterrada dos días después...


Los investigadores comenzaron las correspondientes indagaciones para dar caza al monstruo que había provocado aquel tremendo horror en Amityville, y por supuesto Ronald era el principal sospechoso, al tratarse misteriosamente, del único miembro de la familia no muerto en aquella terrible matanza.

Ante la presión policial para que contara toda la verdad, Ronald DeFeo se declaró culpable de los asesinatos de sus dos padres, sus dos hermanos y sus dos hermanas, aunque dijo que él no era el culpable, ya que unas voces que venían del sótano de la casa, le habían ordenado asesinar a su familia.

Su abogado pidió que él fuese declarado un demente, para de este modo librarse de la cárcel, pero el tribunal no tragó...

En total 150 años de cárcel le cayeron a Ronald, 25 por cada uno de los asesinatos.


Tras todo esto, los medios de comunicación de todo el mundo, se hicieron eco de la noticia que trataba sobre los supuestos espíritus que habían en esta casa, y que los mismos habrían sido los responsables de ordenar a Ronald, matar a toda su familia.

Mucha controversia causó el caso, ya que lo cierto es que Ronald DeFeo cuando realizaba los actos satánicos en los cuales utilizaba a animales para sacrificarlos, él no conocía la historia del brujo que vivió años antes en la casa, y que precisamente realizaba los mismos actos que él.

Si a esto le añadimos que la siguiente familia que ocupó la casa, los Lutz, también confesaron haber visto y presenciado efectos sobrenaturales, incluyendo fenómenos poltergeist, visión de espectros, y psicofonías varias, el asunto al final se había convertido en algo serio, y parte de la sociedad norteamericana y mundial, comenzaron a creer en la versión de Ronald DeFeo.

Sin embargo años después, alguien supuestamente descubrió una trama, en la cual estaban implicados los Lutz, y que al parecer se habían inventado todo aquello, para ganar un puñado de dólares.

Familia Lutz

Fuere lo que fuere lo que realmente sucedió aquel fatídico día en el interior de la casa, lo cierto es tal y como hemos comentado anteriormente, que solo pueden haber dos posibilidades...

- PRIMERA: Dio la casualidad que Ronald DeFeo llevaba una vida muy semejante a la del brujo John Catchum, y que las famosas voces las imaginó él en su mente, y las mismas no existieron nunca.

- SEGUNDA: Realmente dentro de esa casa, pasaban cosas muy raras, y lo de las voces no sería una idea tan descabellada como muchos podrían pensar, dado que repetimos, Ronald DeFeo no conocía la historia del brujo, por lo que en ningún caso podría estar predispuesto a actuar como él, y a meterse en el papel de que el brujo le enviaba órdenes en forma de voces, para que asesinara a su familia.

La verdad, que muy raro todo lo sucedido aquella madrugada...


La historia ha sido llevada al mundo del cine en numerosas ocasiones, y al mundo de la lectura, y han corrido auténticos ríos de tinta, donde cada uno da su opinión.

Pero lo único que si sabemos a ciencia cierta, es que la versión oficial de los hechos, fue simple y llanamente, que Ronald era un asesino en masa y despiadado, y que no dio opción a su familia para que pudieran salvarse de aquel atroz múltiple parricidio.

Actualmente Ronald DeFeo sigue en prisión cumpliendo su condena, que casi podríamos decir que se trata de una cadena perpetua.

¡Esperamos vuestras opiniones!

¿Crees en la versión oficial?, o por el contrario, crees que allí dentro sucedió algo paranormal?...


.
.

2 comentarios: