.

lunes, 23 de septiembre de 2013

ASESINO 66: Remedios Sánchez; biografía de la asesina de ancianas de Barcelona

NOMBRE: Remedios Sánchez Sánchez

PAÍS: España

FECHA DE NACIMIENTO: 22 de julio de 1957

FECHA DE FALLECIMIENTO: Actualmente viva

APODOS: La asesina de ancianas; La Mataviejas; La Reme

NÚMERO DE VÍCTIMAS: 3

CARGOS JUDICIALES: 3 delitos de asesinato, 5 delitos de asesinato en grado de tentativa, 7 delitos de robo con violencia, y 1 delito de hurto

CONDENA: 144 años de cárcel


Pues bueno amigos y amigas, hoy traemos una historia, que bien podría recordarnos al de su homólogo y en versión masculina, José Antonio Rodríguez Vega "El Mataviejas", y del cual ya hablamos aquí en la web en su día. Podéis leer su biografía HACIENDO CLICK AQUÍ.

Nuestra protagonista de hoy en la web, es por lo tanto la versión femenina del anterior psicokiller comentado.

Es muy cobarde asesinar a personas mayores, casi a la altura que matar a un niño, pero en todo caso es muy execrable tanto en un caso como en el otro.

Antes de comenzar a hablar de esta sinvergüenza, comento que precisamente yo mismo, trabajaba en la zona de la Calle Córcega de Barcelona, cuando sucedieron estos hechos, allí mismo, en la misma calle. Claro está que yo era ajeno a lo que estaba sucediendo a escasos metros míos.

Dicho esto, comenzamos a redactar la biografía, de nuestra asesina número 66...


Remedios Sánchez Sánchez nació el 22 de julio del año 1957, en la localidad coruñesa de Cristovo de Dormeá. Tenía un total de 11 hermanos, todos ellos varones, por lo que podríamos decir, que siempre fue la niña mimada de su casa.

Sin embargo y como casi siempre pasa, vivió en la pobreza, por lo que con 16 años recién cumplidos, se marchó hasta la ciudad de Barcelona para buscarse un futuro mejor, y de este modo vivir con más dignidad.

En Barcelona conoció al que sería posteriormente su marido, y con el cual tendría dos preciosos hijos gemelos. Años después, Remedios tuvo que separarse del que hasta ese momento había sido el hombre de su vida, ya que él mismo era adicto al juego, y se gastaba todo el dinero de la casa, por lo que los niños muchos días se iban sin cenar a la cama.

Precisamente y tras la separación, Remedios comenzó a jugar y a perder mucho dinero, situación que llevó a la que era su pareja en ese momento (un taxista de Barcelona), a terminar la relación con ella, ya que se jugaba preferiblemente en el bingo, el dinero que recaudaba su novio en sus carreras nocturnas por Barcelona.

Ya dicen que todo se pega menos la hermosura...


Con este panorama y en la ruina total, Remedios comenzó a tener pensamientos impuros, los cuales con el tiempo, le llevaron a cometer hasta 3 crímenes atroces, con el único objetivo de recaudar dinero fuere como fuere, y al precio que fuere.

Encontró un trabajo en la Calle Balmes de Barcelona, como cocinera en un bar típico del centro de Barcelona, con encanto. Lo que allí ganaba, no le saciaba por lo que ella misma pensó, que o comenzaba a robar a personas débiles, o debía prostituirse para conseguir esos dividendos que le dieran una vida mejor, pero con el bingo en su mente siempre presente.

Decidió de la noche a la mañana, y para no tener competencia en el mundo de la prostitución, robar a ancianas inofensivas, y para ello planeó un macabro plan, que consistía en lo siguiente que vais a poder leer tras ver la fotografía de la que sería su primera víctima mortal, Josefa Cervantes...

Josefa a la derecha de la imagen
Su modus operandi consistía en todos los casos, en ganarse la confianza de las ancianas (algo muy fácil, dada la soledad de la víctimas), y para ello visitaba parques, mercados y hasta iglesias. Iba en busca de sus presas, a las cuales no tendría mucha dificultad de engatusarlas, para conseguir su objetivo de robarles unas cuantas joyas, dinero, y todo lo que fuese digno de ser sustraído.

Cuando ya conseguía acceder a la casa de sus potenciales víctimas, allí era donde se transformaba en un monstruo sediento de dinero y sangre, y tras desvalijarles todo lo que pillaba, y con el objetivo de que no la denunciaran, las mataba de una forma brutal, golpeándolas con fuerza en la cabeza, y para rematarlas las asfixiaba con trapos o toallas, hasta la muerte.

Sin embargo en bastantes ocasiones, cuando "La Reme" se marchaba de casa de las ancianas, las mismas no habían muerto por lo que sobrevivían a estos salvajes ataques. Esto fue clave para que posteriormente la detuvieran y procesaran judicialmente.


Esta mujer con acento gallego, y una corpulencia importante, nunca confesó sus secretos mejor guardados a nadie, aunque cierto es que no era una persona excesivamente sociable.

En su escrito de defensa, tuvo la sangre fría de echarle los muertos a otra persona, y de nombre Mari, a la cual le había alquilado su casa del barrio de Sant Andreu. Para justificar el hallazgo de la policía en su domicilio relacionado con joyas, relojes etc, Remedios dijo que esas joyas eran de Mari, la cual le pagaba el alquiler en especies.

Curiosamente el nombre de Mari, era el que utilizó ella para darse a conocer con sus potenciales víctimas.


El 10 de junio del año 2006, asesinó como dijimos anteriormente, a Josefa, una mujer pensionista de 83 años de edad.

Tan solo una semana después, Rosa de 80 años, se convirtió en su segunda víctima (no mortal), tras engañarla diciéndole que era su nueva vecina, y que necesitaba una tirita para taparse una herida. Cuando Rosa abrió la puerta, pues ya sabéis que es lo que pasó...

Esta mujer fue una de las supervivientes...

Sin embargo la mujer casi centenaria y de nombre Adelaida, no tuvo tanta suerte como Rosa, y se convirtió en su segunda víctima mortal. Tras realizar impecablemente su característico modus operandi, cuando se aseguró que había muerto, le robó 1.200 euros y joyas, las cuales empeñó, y con todo el monto conseguido, se fue a jugar a un bingo.

Este segundo asesinato sucedió el 28 de junio del mismo año 2006.

El 1 de julio, osea 3 días después, mató a su tercera víctima, María de 76 años de edad, a la cual tras haberla matado, le robó dinero en metálico y varias cartillas bancarias, con las cuales finalmente no pudo sacar dinero, al no disponer del número PIN correspondiente.

Sin duda, y en tan pocos días, a su paso fue dejando un auténtico reguero de cadáveres y sangre, allá por donde pasaba, y todo con la intención de jugarse en el bingo, dicho dinero obtenido de manera totalmente ilícita. 

Una ludópata capaz de matar a gente, con tal de apostarse unos cuantos euros...


Además de los ya asesinatos consumados, y tentativas varias, Remedios también robó a ancianas a pie de calle, a la antigua usanza, dando un tirón de bolso y saliendo por patas.

Fue muy fácil para los investigadores el dar con ella, sobre todo cuando entraron en su vivienda a hacer el correspondiente registro, y allí se encontraron numerosos objetos, que la relacionaban directamente con sus víctimas, y por ende directamente con sus muertes. De esos objetos, los más claves para poder imputarles los delitos de asesinato y robo, fue el del descubrimiento de las cuentas bancarias de María, una de sus asesinadas.

Tras realizarse el correspondiente juicio en la Audiencia Provincial de Barcelona, Remedios Sánchez fue condenada por los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa, robo con fuerza y hurto, a la pena de 144 años, cinco meses y 29 días de cárcel.


A las familias de las víctimas, tiene que indemnizarlas con más de 400.000 euros a cada una de ellas, aunque desconocemos si lo ha hecho efectivo ya o no.

Remedios se encuentra actualmente en la cárcel barcelonesa de Can Brians cumpliendo su condena.
.
.

2 comentarios:

  1. El mejor Blog que he visto en mucho tiempo. GRACIAS. Sirve de gran ayuda para aquel que está estudiando Criminología, como es mi caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola gracias por tu comentario, y créeme, no hay nada más gratificante para un blogger que un comentario como el tuyo, muchas gracias!.

      Eliminar