.

jueves, 18 de julio de 2013

ASESINO 40: Enriqueta Martí; biografía de "La Vampira de Barcelona", la mujer más malvada de la historia de la ciudad condal

NOMBRE: Enriqueta Martí i Ripollés

PAÍS: España

FECHA DE NACIMIENTO: En el año 1868

FECHA DE FALLECIMIENTO: 12 de mayo de 1913

APODOS: La Vampira de Barcelona; La Vampira del Carrer Ponent

NÚMERO DE VÍCTIMAS: Se calcula que 10 aunque pueden ser muchas más (todos niños y niñas)

CARGOS JUDICIALES: Múltiples delitos de secuestro, explotación sexual de menores y asesinato con alevosía

CONDENA: Fue enviada a la cárcel Modelo de Barcelona, pero nunca llegó a celebrarse el juicio tras ser asesinada por otras reclusas. Si hubiese sido condenada, probablemente hubiera muerto en el Garrote Vil.


De nuevo estamos aquí con otra historia sobre los grandes psicokillers de la historia, y en este caso en concreto, vamos a tratar el tema de la conocida como "La Vampira de Barcelona", que en realidad debería ser "La Vampiresa de Barcelona", ya que sencillamente la palabra "Vampira" no existe en el diccionario, pero la gente de la época le puso este seudónimo a nuestra protagonista de hoy en la web.

Sin duda Enriqueta Martí, podría ser perfectamente la mujer más malvada de la historia de Barcelona, o al menos parecerlo. Dicen de ella que si hubiese nacido en Inglaterra, seguro que le habrían hecho una estatua junto a la de Jack el destripador.

Vamos a adentrarnos ya en esta historia, que desde luego no tiene desperdicio. Una biografía que podríamos calificarla de aterradora...

Enriqueta Martí Ripollés nació un día del año 1868, en Sant Feliu de Llobregat, justo al lado de Cornellá de Llobregat, lugar donde Biografías de Asesinos tiene la sede, por lo que nos toca de muy cerca.

Tal y como sucedió con nuestro protagonista de ayer en la web, el conocido como "El Granjero Asesino", poco se conoce de la infancia de esta mujer, salvo que se trasladó desde Sant Feliu a Barcelona ciudad, para vivir allí el resto de sus días. Por cierto, tienen bastante en común tanto el "granjero asesino" como "la vampira de Barcelona", ya que a ambos les gustaba sacar la grasa de los cuerpos de sus víctimas, aunque esto lo contaremos más adelante, simplemente queríamos dejar constancia de este detalle que hemos comprobado...

A Enriqueta le tocó vivir en la Barcelona de finales del siglo XIX y de principios del XX, época un tanto complicada, dada la desigualdad entre clases, y las continuas guerras entre la burguesía catalana y la clase trabajadora.

La Barcelona de aquella época, nada tenía que ver con la de ahora, ya que en aquellos momentos era simplemente un proyecto de gran ciudad europea y mundial, hecho que obviamente con el paso de los años se convirtió en una realidad.

Barcelona en 1910
Cuando Enriqueta ya era una adolescente y en adelante, trabajó en numerosos oficios, los más conocidos el de sirvienta, vendedora de productos de herboristería, prostituta y posteriormente dueña de un club de alterne. 

Fue precisamente actuando como dueña y jefa absoluta de dicho burdel, cuando comenzó la historia macabra de esta mujer...

Su primer contacto con la sangre, fue precisamente en el burdel que ella regentaba. Resulta que un cliente pederasta de dicho local, asesinó a un joven menor de edad. Posteriormente Enriqueta que no quería que las autoridades de la época se enteraran de dicho suceso y de que en su local se explotaba sexualmente a niños y niñas, intentó ocultar el cadáver del chico, y no se le ocurrió una mejor idea, que hacerlo en pedazos. Posteriormente comprobó que vendiendo el cadáver a trocitos, tenía ante si una oportunidad única de ampliar su negocio, o incluso mejorarlo. Era lo que conocemos como "tráfico de órganos", aunque posteriormente su intención no sería la de vender dichos órganos directamente, si no crear productos con los restos humanos, para posteriormente comercializarlos.

Realmente no se conoce a ciencia cierta, cual fue su primera víctima oficial, ya que en aquella época se denunciaban muchísimas desapariciones de niños y niñas, ya que la hambruna apretaba en la Barcelona de esa etapa de la vida, y muchos padres vendían o abandonaban a sus hijos con el único fin de quitarse la carga familiar de encima. Algo que bajo nuestro punto de vista, era sencillamente abominable.

Por cierto, esto último comentado comparado con lo que vivimos actualmente con la dichosa crisis económica, no tiene nada que ver, ya que era mucho más grave lo que sucedía antes que lo que sucede actualmente, lo único que la grandísima mayoría de gente de aquella época ya no viven para contarlo.


Enriqueta de día intentaba aparentar lo que no era, y a pesar de que económicamente no le iban mal las cosas, ejercía como mendiga para captar a sus vulnerables y más fáciles presas, los niños. Normalmente dichos niños, eran mendigos, y por lo tanto con cualquier cosa que ella les ofreciera, caerían en sus garras y en su red de sangre y horror.

Por las noches se vestía de auténtica gala y elegía los mejores trajes de su armario, para vender los "enigmáticos y milagrosos" productos que ella misma hacía, por supuesto a un precio elevado, y por lo tanto solo aptos para bolsillos de los burgueses catalanes, que desconocían cuales eran los ingredientes de dichos productos caseros.

En realidad pues, la intención única de Enriqueta cuando mataba a esos niños y niñas, era la de montar su propio negocio... mataba literalmente por dinero, lo demás le daba absolutamente igual, ni disfrutaba viendo sufrir a las pequeñas criaturas que morían como cochinos en sus manos, ni era como la mayoría de asesinos en serie, que mataban por "adicción", tal y como muchos de ellos han reconocido a lo largo de toda la historia de la crónica negra mundial.

Víctimas de Enriqueta Martí
El modus operandi de esta desalmada, consistía como hemos dicho antes, en captar a los niños que estaban en la calle totalmente desamparados, para posteriormente asesinarlos, y descuartizar sus pequeños cuerpos, los cuales aprovechaba al máximo de las posibilidades...

Extraía la grasa de los cadáveres, la cual vendía normalmente a empresas dedicadas al mundo de los ferrocarriles, a modo de engrasar las piezas de los trenes. El tuétano de los huesos, también era muy utilizado por Enriqueta, el cual vendía para que las empresas hicieran la cola que servía para enganchar por ejemplo, las hojas de los libros. 

Sin embargo su "producto estrella" y el más natural posible, era la sangre de los niños...

En aquella época la tuberculosis era cien por cien mortal, casi a la altura de un cáncer de pulmón de la actualidad, y esa sangre la vendía engañando a sus futuros clientes, diciéndoles que si la bebían podrían prevenir dicha enfermedad y otras, e incluso sanarla por completo.

Quizás la ausencia de la famosa penicilina inventada por Alexander Fleming en esa época, apoyaba esa leyenda urbana, de que la sangre curaba las enfermedades de tipo pulmonar y respiratorias. 

Incluso hay quien dice, que no solo vendía esa sangre, si no que ella misma poseída por sus propias mentiras, también se la bebía a modo de medicamento. Además y por si fuera poco, en aquella época los mataderos buscaban sangre para curar anemias, y puede que Enriqueta antes de vender dicha sangre a sus clientes, la probara ella misma para comprobar la calidad de la misma.

Por todo esto, cuando fue descubierto su macabro negocio, la denominaron como "La Vampira de Barcelona".

Una auténtica barbaridad lo que hacía esta energúmena, que francamente hasta sabe mal contar las cosas de este modo...


La sociedad barcelonesa de la época, comenzó a alarmarse por el elevado número de desapariciones de niños, y el gobernador de la ciudad condal en aquella época quitó hierro al asunto, a sabiendas de que algo raro estaba pasando, a modo de no preocupar a la población, que ya estaba lo suficientemente aterrorizada, con la llamada "Semana Trágica"

El nombre del gobernador era Portela Valladares y su imagen es la siguiente...


Aparte de lo comentado anteriormente sobre el tema del gobernador, mucha gente creía que los importantes personajes de la época y los más poderosos de la misma, protegían de algún modo a Enriqueta Martí, ya que cuando los agentes de la autoridad procedieron a su detención en la antigua calle Ponent de Barcelona y actual Joaquín Costa, y procedieron al registro de la vivienda, entre las pertenencias de ella se encontró un listado de clientes, entre los cuales figuraban numerosos personajes importantes de la ciudad de Barcelona, incluyendo entre los mismos, a políticos, artistas, empresarios etc. Sus nombres nunca salieron a la luz pública, pero nos los podemos imaginar...

Teresita Guitart
Sin embargo y como le pasa al 99 por ciento de los asesinos en serie, siempre acaban siendo cazados por la justicia, y si no los caza la justicia, es la propia población la que hace justicia, y perdón por repetir esa palabra tan agradable tantas veces.

La niña que tenéis en la fotografía de encima de estas líneas, era Teresita Guitart, una adorable niña supuestamente mendiga, pero a diferencia del resto de niños y niñas mendigos y mendigas respectivamente que la asesina infame secuestró, ella era muy popular en las calles de Barcelona, y todo el mundo la quería mucho. Bueno, en realidad no era una indigente, era una niña con familia y de clase media, pero claro está nuestra protagonista de hoy no lo sabía.

Un día de tantos en los cuales Enriqueta salía de "caza", dio con esta niña y por supuesto sin ella saberlo en un principio, "mordió la manzana envenenada". Fue desaparecer Teresita, y toda Barcelona se echó a la calle en su búsqueda. Una vecina fue la que denunció personalmente su desaparición, y a partir de ahí el negocio repugnante y abominable de Enriqueta, tocaba a su fin...

Hay que añadir, que Teresita salvó su vida.

Los investigadores dieron con ella de forma no conocida, seguramente por algún chivatazo de alguna de esas personalidades importantes que dijimos anteriormente, que se habría cansado ya del negocio con su proveedora criminal, y se procedió al registro de su vivienda sita en la calle Ponent de Barcelona, entresuelo del número 29.

Puerta de la casa de Enriqueta en la Calle Ponent
Por otro lado y antes de explicaros el final de esta historia tan desagradable, los medios de comunicación de la época, siempre ocultaron toda la información sobre "la vampira de Barcelona", probablemente instados por los "peces gordos".

Prueba de ello es la siguiente fotografía que vamos a poner, en la cual podemos comprobar que los titulares eran "El caso de la secuestradora...", cuando precisamente el delito de secuestro era lo menos execrable dentro de lo execrable, de todo lo que hacía esta individua con los menores.


Enriqueta nunca fue juzgada, ya que no dio tiempo a que se le realizara dicho enjuiciamiento, ya que fue asesinada por dos reclusas, que estaban de vigilancia para que no se suicidara, ya que ella misma aseguró que antes de acabar muerta en el Garrote Vil, prefería suicidarse.

Pues no le dio tiempo para ninguna de las dos opciones, ya que como decíamos, fue asesinada por dos presas, que decidieron vengar a aquellos pobres niños que acabaron bajo las fauces de esta indeseable. 

Murió el día 12 de mayo de 1913, y su cuerpo fue arrojado a una fosa común, probablemente en el Cementerio de Montjuïc.

Sin más damos por finalizada la historia de hoy, mejor dicho la terrible historia de hoy.
.
.

2 comentarios:

  1. WAO! SU HISTORIA DE ESTA MUJER MUY PARECIDA A LA DE ¨¨LAS POQUIANCHIS¨¨, LAS 3 HERMANAS MEXICANAS, QUE REGENTABAN UN BURDEL...Y MATABAN Y ENTERRABAN A LAS CHICAS PROSTITUTAS, EN LOS AÑOS 60´s.

    ResponderEliminar
  2. Hola compañero, no dudes que esta historia que nos acabas de hacer saber, la publicaremos en su día en la web, gracias y la he leído por encima y me ha parecido muy interesante, saludos y bienvenido a la web!.

    ResponderEliminar