.

lunes, 8 de julio de 2013

ASESINO 33: Noelia de Mingo; biografía de la doctora que mató a 3 personas en la Fundación Jiménez Díaz

NOMBRE: Noelia de Mingo

PAÍS: España

FECHA DE NACIMIENTO: 6 de enero de 1972

FECHA DE FALLECIMIENTO: Actualmente viva

APODOS: La doctora asesina

NÚMERO DE VÍCTIMAS: 3

CARGOS JUDICIALES: 3 delitos de asesinato y 4 en grado de tentativa

CONDENA: Absuelta por enajenación mental. El juez la envió 25 años a un psiquiátrico


Desde luego que con nuestra personaje de hoy en la web, nadie querría dar con ella, sobre todo en los pasillos de cualquier hospital que se precie. Y mucho menos le mostraríamos nuestro amor con un ramo de flores, y escuchando de fondo la canción de Nino Bravo "Noelia".

Esta mujer con aspecto frágil y de chica totalmente normal, un día del mes de abril de 2003, asesinó salvajemente con cuchillo en mano, a pacientes y otras personas que estaban en el hospital madrileño de la Fundación Jiménez Díaz.

Fue un caso muy mediático en España, y causó mucha controversia la sentencia en la cual la doctora de Mingo quedaba absuelta, ya que según el juez la enfermedad mental que padecía actuaba como eximente de responsabilidad criminal, y por lo tanto incondenable. Eso si, fue internada en un psiquiátrico 25 años de su vida.

Pero antes de explicar el final, vamos a narrar la historia paso a paso y tal y como la conocemos...


Como decíamos, la mañana de un día de abril de 2003, la Doctora Noelia de Mingo fue a trabajar como cualquier otro día, donde prestaba sus servicios como sanitaria en la Fundación Jiménez Díaz de la capital de España, Madrid.

Previamente Noelia ya había sido diagnosticada como paciente que sufría esquizofrenia paranoide, una enfermedad que sin el adecuado tratamiento, puede provocar que el enfermo sea altamente peligroso, como lo fue en el caso de esta doctora. Sin embargo los jefes de dicho hospital, a pesar de que le redujeron notablemente sus servicios a prestar en el susodicho hospital, no tomaron la decisión que hubiese sido la correcta, de apartar a esta mujer de su trabajo en el complejo hospitalario.

En esa misma mañana, Noelia perdió por completo la cabeza, y agarró un cuchillo de cocina y se dispuso a pasear por la tercera planta de los pasillos del Jiménez Díaz...

La primera persona que se encontró en su camino, fue una paciente que se llamaba Jacinta, y que en aquel momento estaba hablando por teléfono con uno de sus hijos. La Doctora no se lo pensó dos veces, y apuñaló repetidas veces a la mujer, hasta causarle la muerte.

Con Jacinta había comenzado lo que sería un auténtico reguero de sangre...


El siguiente en caer, fue solo instantes después de morir Jacinta. Un hombre también paciente del hospital, llamado Félix, se cruzó en su camino por uno de los pasillos de esta tercera planta de la muerte, y el pobre comenzó una conversación con nuestra protagonista de hoy en la web, sin percatarse que llevaba un cuchillo en la mano, y toda la bata llena de sangre.

Asestó varias puñaladas sobre Félix, la cual una de ellas fue mortal de necesidad, al tocar un órgano vital. Félix se había convertido en la segunda víctima mortal de la doctora residente Noelia de Mingo.

A pesar del revuelo que había montado en esa tercera planta, nadie de seguridad acudió al lugar, por lo que Noelia continuó con su particular "festín". La siguiente persona que se cruzó en su camino, de nombre Carmen, tuvo más suerte que las otras dos personas, ya que apenas sufrió un corte en el antebrazo, y casi podríamos decir que una herida meramente superficial, que obviamente no le acarreó la muerte.

La enfermera de nombre Cristina, tampoco falleció, pero si fue herida de gravedad y estuvo mucho tiempo ingresada recuperándose de las brutales puñaladas endosadas por la doctora esquizofrénica.

Sin embargo la también doctora Leilah El Ouaamari de tan solo 27 años de edad, fue la que se llevó la peor parte. Se ensañó con absoluta brutalidad contra ella, ya que al parecer y según comentaban sus compañeros en el hospital, sentía muchísimos celos hacia ella. Le asestó una cantidad de cuchilladas impresionante, hasta que obviamente acabó con su vida.


Finalmente y tras seguir agrediendo a varias personas más, a las cuales las puso a las puertas de la muerte, un par de celadores del hospital, pusieron fin al brote psicótico de la doctora, cuando lograron reducirla.

En aquellos momentos, la tercera planta de la Fundación Jiménez Díaz, parecía todo menos eso... un reguero de sangre cubría por completo las paredes y el suelo del complejo. Un horror que si no llega a ser por estos dos hombres que la redujeron, sin duda hubiese sido mucho mayor.

Hay que decir a todo esto, que el cuchillo que empleó para acuchillar a las personas, lo había comprado un día antes en una tienda cercana al hospital, hecho que llevó a muchos familiares de las víctimas, a pensar y con razón, de que muy mal no estaría de la cabeza cuando tuvo la idea de comprar dicho cuchillo, para el siguiente día montar la carnicería que montó. Por lo que está claro, que algo si funcionaba en su cerebro, ya que supo como preparar todo su macabro plan...


Tiempo después de los terribles sucesos contados, varios de los compañeros de De Mingo decidieron hablar para los medios de comunicación, aunque otros de esos compañeros no hablaron por miedo a que la doctora de Mingo en alguno de los permisos que recibiera posteriormente y que recibió, quisiera vengarse de ellos y acabar su particular "obra maestra", asesinándolos a ellos también.

Estos valientes que hablaron, explicaron como habían visto que en las últimas semanas antes de los asesinatos, el comportamiento de la doctora era absolutamente anormal, y para ello explicaron varios ejemplos, como que escribía en el ordenador con él mismo totalmente apagado, hablaba con los picaportes de las puertas de las habitaciones del hospital, recetaba medicamentos a sus pacientes sin haberlos atendido, se reía y cantaba sola por los pasillos, etc etc...

Un compendio de situaciones, que ponían en alerta a sus compañeros, pero a pesar de las advertencias lanzadas por los mismos a la dirección del hospital, estos hicieron caso omiso, y las únicas determinaciones que llevaron a cabo, fueron la reducirle la faena a la doctora, que a su misma vez esto en lugar de ser una solución, fue un problema, ya que a de Mingo no le gustaba que sus compañeras como por ejemplo Leilah, le quitaran parte de su trabajo.

Ella siempre creyó, que sus compañeros formaban parte de un grupo de actores, y que ella era la mala de la película, y que estaban tramando algo para matarla tanto a ella como a su familia...

La historia que según como se cuente, hasta podría ser graciosa, la verdad que es terrible y sobrecogedora...


Noelia de Mingo fue juzgada y absuelta como responsable criminal, por la enfermedad que padecía, ya que la misma actuaba en términos judiciales, como eximente de culpa. Sin embargo el juez ordenó su ingreso en un psiquiátrico un máximo de 25 años, y solo podría recibir permisos con la valoración judicial pertinente.

Familiares de varias de las víctimas mostraron su satisfacción por la sentencia, aunque otros consideraron que se quedó corta, para la gravedad del asunto.

Así mismo la Fundación Jiménez Díaz fue condenada a pagar las indemnizaciones a las familias de las víctimas, considerando de este modo el tribunal, que los verdaderos responsables de que De Mingo cometiera la matanza, fueron ellos, al no apartarla del equipo médico, a sabiendas que padecía una gravísima enfermedad mental, y que algún día la tragedia se podía producir.

La doctora Noelia de Mingo continúa actualmente en el centro hospitalario cumpliendo su "condena", aunque últimamente ha recibido algún que otro permiso, hecho que no ha gustado a casi nadie, incluyendo al defensor del paciente, que calificó uno de estos permisos como de una "auténtica barbaridad".


Solo esperamos tanto nosotros como los familiares de las víctimas, que el día que esta señora salga a la calle nuevamente, no vuelva a cometer ninguna atrocidad, y si realmente es incapaz de controlarse cuando le entran los brotes de su enfermedad, y puede asesinar otra vez en cualquier momento, en cualquier lugar, y a cualquier persona, que la dejen encerrada en el hospital toda la vida, esto es lo único que esperamos todos...
.
.

3 comentarios:

  1. Si esta persona estaba enferma, lo que se tendría que haber hecho con ella era vigilarle más la medicación....Obligarle a tomársela debidamente...Si su estado no le permitía trabajar.....Ponerla de baja ....
    En este arttículo se da una mala imagen de una persona con esquizofrenia. No todos son así....Si se sigue un buen tratamiento, creo que pueden mejorar.

    ResponderEliminar
  2. Hay mucha gente con esta enfermedad que están jubilados por enfermedad mental. Hubiera sido una solución,...

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Joana. Se da una mala imagen de las personas con esquizofrenia, cuando solo se trata de una enfermedad que puede mejorar con tratamiento. Sobre el caso de Noelia, es una cabeza de turco en una sociedad que mantiene vivo el estigma de que los enfermos mentales no son más que purria de la que hay que huir o protegerse. Ojalá que algún día pueda rehacer su vida.

    ResponderEliminar