.

martes, 28 de abril de 2015

ASESINO 150: James Oliver; biografía del asesino del McDonalds o "McMurder"

NOMBRE: James Oliver Huberty

PAÍS: Estados Unidos

FECHA DE NACIMIENTO: 11 de octubre de 1942

FECHA DE FALLECIMIENTO: 18 de julio de 1984

APODOS: El Asesino del McDonalds; McMurder

NÚMERO DE VÍCTIMAS: 21

CARGOS JUDICIALES: Ninguno, murió abatido el día de la masacre

CONDENA: Ninguna, murió abatido el día de la masacre


Hoy traemos nuestra biografía número 150, con uno de esos tipos locos, que un día se levanta con ganas de llevarse a todo ser viviente por delante, y para ello no duda en agarrar cualquier arma que tenga a mano, entrar dentro de un recinto donde hay mucha gente, y comenzar a disparar a diestro y siniestro. Desgraciadamente en Estados Unidos, es un perfil bastante habitual de asesino en serie, o asesino en masa...

En este caso en concreto, el asunto es más "interesante" por decirlo de algún modo, ya que nuestro personaje de hoy en la web, no entró en una tienda cualquiera, o en un bar cualquiera, entró nada más y nada menos que en un McDonalds, sito en San Diego.

Sin más dilación comenzamos con su biografía...



James Oliver Huberty nació el 11 de octubre de 1942, en el seno de una familia desestructurada, tan desestructurada que solo tuvo un compañero fiel durante toda su infancia y parte de su adolescencia: su perro.

Sin embargo con el paso del tiempo, James consiguió levantar cabeza en materia social, hasta el punto que conoció a una chica, se casó con ella y llegó a tener dos hijos.

En el año 1965, consiguió un puesto de trabajo nada solicitado para la mayoría de mortales (nunca mejor dicho), y es que comenzó a trabajar como embalsamador de cadáveres.

Parecía que todo marchaba bien en la vida del padre de familia ejemplar, hasta que todo se truncó cuando perdió uno de sus múltiples empleos que realizó, a lo largo de su ya madurez como persona...


Si a lo comentado anteriormente, le unimos que en casa era víctima de malos tratos por parte de su mujer, tanto físicos como psíquicos, la combinación iba a hacer despertar al monstruo que llevaba dentro, y lamentablemente esto fue lo que sucedió...

Tras un mal negocio que realizó con una propiedad que tenía, la cual cayó en manos de un hispanoamericano, comenzó a sentir un profundo odio por este tipo de personas, hasta el punto de querer hacer daño, a cualquier persona de dicha etnia que se cruzara con él por la calle...

Este caso nos recuerda mucho a Hitler, que decidió acabar con todos los judíos, porque según él un médico judío mató a su madre en la sala de operaciones...

Estamos pues ante uno de los grandes males de la sociedad actual y no tan actual: los prejuicios...

Si un hombre con el pelo verde, es un violador de niños, la gente cada vez que ve un hombre con pelo verde, se cree que dicho hombre es un violador de niños, en fin...


El 18 de julio del año 1984, James Oliver decidió llevar a cabo su locura personal, y buscó un sitio donde hubiesen jóvenes de raza latinoamericana, para darles muerte de forma indiscriminada a todos los que pudiera.

Antes de poner rumbo hacia un McDonalds situado en el barrio de Clairemont en la ciudad de San Diego, James le dijo a su mujer textualmente "¡se acabó!, la sociedad ya ha tenido su oportunidad, y la han dejado pasar!, hoy mismo voy a cazar, a cazar seres humanos!".

Cuando ya estaba dentro del recinto de comida rápida, James se hizo pasar por un cliente más, y solicitó dos hamburguesas y unos nuggets de pollo. El empleado que le atendió era latino, y él mostró su enfado ya que reclamaba una hamburguesa de tamaño mayor, como las que salen en las fotos.

En ese preciso instante, abandonó momentáneamente el McDonalds, y fue a su coche en busca de sus armas, y volvió a entrar para comenzar a disparar a quemarropa, a todas las personas que estaban allí comiéndose sus hamburguesas.

Por un error policial que se equivocaron de McDonalds, James estuvo disparando durante una hora, a diestro y siniestro, sin mirar siquiera si eran niños los objetivos de sus balas.


Hasta un total de 257 disparos consiguió realizar nuestro personaje protagonista de hoy en la web, y como dijimos anteriormente, asesinó a varios niños que apenas alcanzaban los 12 años de edad.

Hasta 21 personas fallecieron en aquella masacre, una de las peores de la historia de la humanidad...


El agente de la policía local de San Diego, Chuck Foster, fue el encargado de realizar el certero disparo, que acabó con la vida de este loco criminal.

Semanas después de la matanza, McDonalds en un gesto que le honra, decidió tirar abajo el recinto, y construir en el sitio un monolito en homenaje a los 21 fallecidos en aquel trágico día.

A continuación una fotografía del monumento levantado en memoria de los fallecidos...


A continuación, algunas fotografías del interior del restaurante, para que comprobéis el calibre de la matanza causada por el monstruo protagonista de hoy en la web...

Dolor mucho dolor...



Para echar más leña al fuego en este asunto, la mujer de James Oliver, denunció a McDonalds tiempo después, alegando que por culpa de la comida que servían, su marido se volvió loco, mejor no hacer comentario ante semejante aberración...

Evidentemente perdió el juicio...

Sin más terminamos con la biografía de hoy, deseando que James Oliver esté bien calentito en el infierno, como cual hamburguesa...

.
.

1 comentario:

  1. Hola. Esta padre tu blog. Y si que estaba loca la doña diciendo que por la comida... otra trastornada. Oye fijate que en Mexico hubo un tipo bien malo de la cabeza. Le pusieron el canibal de Playas del Carmen. Su historia esta terrorifica tambien. Ojala la incluyan en su blog. Saludos

    ResponderEliminar