.

lunes, 17 de febrero de 2014

ASESINO 99: Carl Panzram; donde había un delito que cometer, ahí estaba él

NOMBRE: Charles Panzram

PAÍS: Estados Unidos

FECHA DE NACIMIENTO: 28 de junio de 1891

FECHA DE FALLECIMIENTO: 5 de septiembre de 1930

APODOS: Usaba múltiples seudónimos para que no fuese descubierta su verdadera identidad

NÚMERO DE VÍCTIMAS: No menos de 20

CARGOS JUDICIALES: Múltiples delitos de asesinato, robo, violaciones de mujeres y hombres, y muchos delitos más

CONDENA: Pena de Muerte


Hoy hemos elegido a este individuo como nuestro asesino número 99 en la web, que por cierto mañana descubriréis quien es el asesino con el privilegio de llevar el número 100 en nuestra web, a sus espaldas.

Decir que Carl Panzram, está considerado como el único criminal de toda la historia de la humanidad, que infringió todos los artículos del código penal de su país, en este caso de los Estados Unidos de América. Hemos dicho todos, no se dejó ni uno solo en el tintero...

Comenzamos con su biografía...

Charles Panzram nació el 28 de junio de 1891 en la población de Polk County, en el estado de Minnesota, en los Estados Unidos de América. Junto a sus seis hermanos y padres de origen prusiano, creció en el seno de una familia dedicada en cuerpo y alma a la atención de sus animales, en una granja de las afueras de Polk County.

Así pasó feliz sus primeros 7 años de vida, hasta que su padre les abandonó, y esto les llevó a pasar miseria y hambruna durante unos cuantos años. A partir de ahí, se comenzó a fraguar una personalidad en él, que le llevaría a cometer delitos relacionados con la economía, para poder subsistir por las calles de Norteamérica.


Con solo 12 años de edad, cometió el que sería su primer gran delito, al entrar a robar en una casa de unos vecinos, motivo por el cual fue arrestado y conducido a un reformatorio o internado. Allí sufrió palizas de sus compañeros, y vejaciones por doquier, lo que le hizo entrar en cólera, y juró venganza con la sociedad, cuando abandonara su reclusión en aquel centro, sito en el estado de Minnesota.

Tras abandonar el centro, con 14 años de edad, decidió independizarse de su familia, y se fue de su casa alegando un motivo como mínimo sospechoso de no ser cierto, ya que supuestamente había sido víctima de una violación por parte de un grupo de hombres.

Estaba claro que a esas alturas, el alcohol ya estaba haciendo estragos en su personalidad...


Uno de los delitos de sangre más sonados a lo largo de su carrera como psicokiller, fue el de cuando contrató a varias personas relacionadas con el mundo animal, y más exactamente cazadores de cocodrilos, y esas personas cuando acudieron al lugar supuestamente para pasar una tarde agradable cazando a estos reptiles, se encontraron con Carl el cual no dudó en asesinarlos uno a uno, y de lanzar sus cuerpos a las aguas, para que fueran la cena de los cocodrilos.

Este contado anteriormente, fue uno de sus crímenes más sonados, aunque en realidad solo es un ejemplo de todo lo que llegó hacer, a lo largo de su corta vida, cuando murió con 39 años.

Pocos detalles más se conocen de sus otros crímenes, y menos todavía de su modus operandi para con sus víctimas, aunque si se supo que durante estos años antes de ser cazado, y nunca mejor dicho, violó tanto a mujeres como hombres, asesinándolas y asesinándolos posteriormente, tras consumar dichas agresiones sexuales. Fue muy conocido en la época, por su forma de actuar absolutamente despiadada, pervertida, y carente de todo sentido común y empatía.

Fueron calificados sus crímenes como "absurdos".


Tras las pesquisas policiales de la época, y como siempre pasa por algún error que cometió, fue capturado y puesto a disposición judicial, y condenado por un total de 21 asesinatos, confesados por él mismo, a la pena de cárcel de 21 años, es decir un año por barba, algo que si fuese hoy en día en Estados Unidos, sería poco menos que irrisorio, ya que de entrada le habría caído encima de su cabeza, la pena capital.

Ya instalado dentro de su nueva residencia, la cárcel, comenzó a escribir un libro en el cual narraba sus "hazañas", y lejos de dejar a la ley descansar aunque fuera por un tiempo, continuó haciendo de las suyas en el interior del centro penitenciario donde estaba recluido, asesinando a varios presos, y violándolos una y otra vez.

Tras estos sucesos, él mismo pidió que quería ser ejecutado, algo que se llevó a cabo finalmente, aunque el hecho no estuvo exento de polémica, ya que en aquella época en Estados Unidos, el matar a los criminales, no estaba bien visto por los grupos defensores de los derechos humanos.

Él confesó de forma totalmente absurda, que en realidad cometía delitos por doquier, ya que quería ser ejecutado, y habrá quien pensará que "¿Y por qué no se suicidó?"...

Una pregunta totalmente coherente, cuando la misma se plantea desde el sentido común, pero claro está que en la cabeza de nuestro protagonista de hoy en la web, había de todo, menos de eso, de sentido común...


En el amanecer del 5 de septiembre de 1930, Carl fue llevado a la tarima donde sería colgado mediante la horca, y antes tuvo derecho a pronunciar su última frase, y una vez más haciendo alarde de su falta total de sentido común y empatía, dijo textualmente "señor verdugo, máteme ya, no me arrepiento de ninguno de mis crímenes ya que yo quería que llegara este día, el día de mi ejecución. A partir de hoy conseguiré mi objetivo de morir, y por lo tanto ya no habrán más víctimas".

Fue ejecutado finalmente.


Semanas antes de morir, siguió escribiendo sus vivencias en el mundo de la delincuencia, y dichos escritos sirvieron años después, para realizar la película de 1996 "Killer: A journal of murder", interpretado el papel de él por el actor 3 veces ganador de los Premios Emmy, James Woods.

Sin duda una corta historia, pero no por ello menos interesante.

¡Mañana atentos a nuestro asesino número 100!

Como pista, os diré que es muy muy bajita jeje... una loca bajita!.
.
.

2 comentarios:

  1. Buen intento, pero creo que es muy vago tu relato, algunos datos no son correctos,como tampoco algunos hechos y fechas. Parece mas sacado de relatos de facebook que al final todos le van quitando, y aumentando cosas. El no comenso a escribir un libro, su historia de la empeso a contar al guardia Henry Lesse, por que se intereso mucho en ella, solo por poner un ejemplo. Mejor no leo los demas relatos por que me imagino que serà igual, cero investigacion y mas de webs dudosas

    ResponderEliminar