.

domingo, 14 de julio de 2013

ASESINO 35: Daniel Camargo; biografía del asesino colombiano sin alma

NOMBRE: Daniel Camargo Barbosa

PAÍS: Colombia

FECHA DE NACIMIENTO: 22 de enero de 1930

FECHA DE FALLECIMIENTO: 13 de noviembre de 1994

APODOS: El asesino sin alma; El Monstruo de los Manglares; La Bestia de los Andes; La Bestia de los Manglares; El Monstruo de las mareas

NÚMERO DE VÍCTIMAS: Aproximadamente unas 120

CARGOS JUDICIALES: Múltiples delitos de asesinato y violación

CONDENA: Sorprendentemente condenado a solo 16 años de cárcel por todos los delitos


Antes de comenzar nuestra historia de hoy, diremos que conocimos a Daniel Camargo, gracias al grandísimo periodista español que también se dedicaba a este mundo de la información sobre los psicokillers más temidos de toda la historia de la humanidad, Juan Antonio Cebrián, el cual falleció trágicamente a los 41 años de edad, tras sufrir una muerte súbita. Él presentaba el programa de radio de la cadena ONDA CERO "La Rosa de los Vientos", y fue ahí donde un servidor escuchó por primera vez hablar de Daniel Camargo Barbosa, que bien podría apellidarse "Babosa" y después entenderéis porqué...

Ahí queda nuestro homenaje a nuestro querido compañero Cebrián.

Ahora si, comenzamos con la biografía de este primer asesino latinoamericano que aparece en Biografías de Asesinos...

La vida de Daniel Camargo Barbosa, era tan insignificante que ni tan siquiera se sabe exactamente donde nació... se cree que fue en algún lugar de los Andes Colombianos, el día 22 de enero del año 1930. Las cosas no comenzaron nada bien para nuestro protagonista de hoy, ya que con tan solo 12 meses de edad, se quedó huérfano de madre. Su padre por su parte, pasaba olímpicamente de él, y solo pensaba en acostarse con mujeres, dejando a su hijo abandonado a la suerte, a esa suerte que nunca le llegó...

Así mismo su padre que se casó con otra mujer tras fallecer la madre, comenzó a sufrir problemas de infertilidad, lo que le provocó un importante nivel de agresividad y ansiedad, y pagó literalmente con su hijo, estos problemas mentales originados por ese problema de índole sexual comentado anteriormente.


Su madrastra tampoco se quedó corta, y sometió al pequeño Daniel a humillaciones continuadas y persistentes, lo que le provocaron a posteriori, severos problemas mentales, dado ese trauma contraído en su infancia.

Algunas de las putadas que le hacía su madrastra, era por ejemplo la de obligarle a vestirse de niña, y no solo eso, sino que le obligaba a ir vestido de niña al colegio, donde sus compañeros se mofaban de él sin piedad.

Sin embargo y aunque pudiera parecer lo contrario, él fue un buen estudiante en el colegio, a pesar de estas humillaciones y mofas, y sacaba muy buenas notas. Se hizo muy popular entre el profesorado del colegio León XIII de la capital de la República de Colombia, Bogotá.

A pesar de todo lo contado, la familia no le dejó a Daniel que prosperara en la vida y fuese alguien de provecho, y mancillaron su inteligencia innata, para obligarlo a trabajar y aportar dinero a casa, siendo muy joven. Por ende, los estudios tuvo que abandonarlos...


Y llegó el año 1960, y a pesar de los pesares, Daniel Camargo era un joven de 30 años como cualquiera de su edad, y con ganas de crear una familia, y hacer una vida completamente normal. En ese año se casó con una mujer colombiana, de nombre Alcira Castillo, con la cual había dejado atrás sus problemas en la infancia.

Pero el perfil y sombra del asesino serial, no quería de ninguno de los modos abandonarlo, y cuando no le pasaba una cosa, le pasaba otra...

En 1967, su cabeza despertó al asesino en potencia que llevaba dentro, tras sorprender a su mujer Alcira, manteniendo relaciones sexuales con otro hombre y en su propia cama. A partir de ese momento, Daniel consideró al género femenino como el principal responsable de su desgraciada y desdichada vida, y quiso vengarse...

Daniel se buscó a una compañera de viaje, con la cual comenzaría a violar sin piedad a pobres muchachas jóvenes, apenas superando la mayoría de edad, y para ello utilizaba uno de los mecanismos que utilizan el 99 por ciento de los violadores... las drogas.

Drogaba a chicas jóvenes colombianas con la inestimable ayuda de su novia, y perpetraba dichas agresiones sexuales. Como dato clave a destacar, todas las elegidas eran vírgenes, y algunas de ellas niñas.

Poco tiempo le duró a Camargo su periplo como violador en serie, ya que la policía procedió a su detención cuando tuvieron conocimiento de estas agresiones sexuales repugnantes. Su primera condena, fue de 5 años de privación de libertad.


Con más de 50 víctimas en su lomo, Camargo quedó en libertad tras cumplir la paupérrima pena de 5 años comentada anteriormente, y nada más salir volvió de nuevo a violar a diestro y siniestro, incluyendo en este caso a jóvenes mujeres colombianas, otra vez.

Tiempo después fue juzgado otra vez, y en este caso le cayeron 25 años de cárcel, por estar presente la agravante de la reincidencia.

Tan solo cumplió 10 años de la condena impuesta, ya que consiguió fugarse de la cárcel, a pesar de poner en serio peligro su vida, ya que estuvo sin comer y sin beber varios días, mientras huía de las largas garras de la justicia. Alcanzó la frontera de Ecuador, y fue allí donde se instaló como un auténtico desconocido, ya que la gente de dicho país ignoraba que este hombre fuese un violador en serie...

Allí en Ecuador, no solo continuaba con sus brutales violaciones de niñas y chicas vírgenes, sino que fue mucho más allá, y comenzó a matar a estas inofensivas chicas, y a descuartizarlas.

Más de un año y medio duró el terror en las calles de todo Ecuador, ya que la gente sabía por los medios de comunicación, que había un asesino muy peligroso suelto, y ni la policía ni la justicia ecuatoriana, daban con una pista que les condujera a Daniel Camargo Barbosa. Mientras tanto, él continuaba ampliando su particular currículum de víctimas...


En el año 1986, y tras un afortunado control rutinario de las autoridades ecuatorianas, Daniel Camargo fue detenido, tras encontrar la policía en el interior de sus maletas, una buena cantidad de prendas de ropa, impregnadas de sangre humana.

Durante el interrogatorio policial, Camargo confesó haber matado a unas 70 chicas y niñas, lo cual le llevó a ser juzgado y posteriormente condenado, a tan solo 16 años de cárcel por todos estos abominables crímenes, algo que desconocemos si será por las leyes de Ecuador, o simplemente por tratarse de un mal juez el que juzgó a este psicópata pedófilo, ya que la pena se antoja realmente corta.

Una vez ya había ingresado en la cárcel, compartió muchas horas de charla en los patios de la misma, con otro de los grandes psicokillers de la historia de la crónica negra en Latinoamérica, como lo es Pedro Alonso López "El Monstruo de los Andes", acusado de asesinar a más de 300 chicas jóvenes. Seguro que ambos se contaron sus batallitas en las horas muertas de prisión...


Daniel Camargo murió en la cárcel asesinado por otro de los presos, que como "casualidad" o "causalidad", diremos que era un familiar directo de una de sus jóvenes víctimas.

Sin duda una historia nuevamente triste, como la de cualquier asesino en serie que se precie, y a pesar de la mala suerte que tuvo en su vida, nunca se podrá justificar todos los atroces crímenes que cometió contra personas que nada tenían que ver con sus problemas personales, y su odio visceral hacia las mujeres.

Con esta historia, sumamos ya 35 biografías en la web, y todo gracias a vosotros y vosotras!.
.
.

2 comentarios:

  1. gracias por esta publicacion pero si fuera posible podrian poner mas informacion sorbre este asesino ysus crimenes en el ecuador como por ejemplo las fotos de sus victimas,cuando fue capturado les agradeceria mucho gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, lamentamos no poder satisfacer tu recomendación, no solemos incluir fotografías que puedan dañar la sensibilidad de nuestros lectores, aunque si ponemos los enlaces donde podéis encontrar imágenes de los asesinatos de cada uno de los asesinos que aparecen en la web, gracias!.

      Eliminar